4 tipos de embalaje que se utilizan en la cadena de frío

cadena de frío

Comparte esta publicación

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

El traslado de productos perecederos a nivel mundial representa uno de los mayores desafíos del comercio internacional debido a que requieren de condiciones especiales durante su trayecto que evitan que se alteren los sabores, cambien sus propiedades o generen algún tipo de toxicidad. Es entonces que entra en juego la cadena de frío, que se define como el conjunto de procesos que se llevan a cabo con la finalidad de mantener temperaturas bajas en los productos alimenticios durante cada una de las etapas de suministro.

Uno de los eslabones de dicha cadena es el de los embalajes y empaquetados, que son factores determinantes para garantizar que lleguen hasta su destino final en las mejores condiciones posibles. Por esta razón, cada vez existe más gama de este tipo de embalajes, ya que cada uno permite amoldarse a las exigencias y necesidades que tienen las mercancías.

 

Conoce 4 ventajas del embalaje ecológico para una logística más sostenible

 

La importancia del embalaje en la cadena de frío

Como se ha mencionado, la cadena de frío protege y mantiene las mercancías en las temperaturas óptimas desde su producción hasta que llega a su destino final; por lo general, los alimentos perecederos y/o productos farmacéuticos suelen ser los que necesitan de condiciones específicas para su conservación, ya que la potencia de los medicamentos y el carácter caduco de estos artículos se vería gravemente perjudicada ante cualquier cambio.

Por otra parte, la principal función de los embalajes y empaques es la de ofrecer protección a las mercancías a lo largo de toda la cadena de suministro, protegiéndolas de cualquier daño físico que puedan sufrir ante una mala manipulación. En el caso específico de la cadena de frío, también son capaces de mantener las bajas temperaturas para evitar que los productos se deterioren; asimismo, permiten que al aire circule para que los alimentos se mantengan frescos o, por el contrario, crean un empaque al vacío que les concede una vida útil más prolongada.

Por lo anterior, los embalajes de este proceso suelen ser diferentes a los embalajes tradicionales: con la finalidad de mantener las mejores condiciones para el producto sus componentes son más rígidos y cuentan con materiales reguladores de temperatura (TMR) dentro de los empaques para disminuir los cambios bruscos de calor. 

Debido a su alta importancia durante este proceso, en los últimos años se han desarrollado nuevos embalajes inteligentes, los cuales, además de cumplir con las funciones tradicionales ya mencionadas, también detectar, grabar e informar acerca de las condiciones de las mercancías, por lo que son capaces de indicar si existe algún problema o cambio que pueda perjudicarlas.

 

seguro de carga

 

Características de un embalaje seguro

Entre más seguro sea un embalaje, mejor seguridad existe de que las mercancías se conservarán en su estado más óptimo a lo largo de la cadena de frío. Es por esto que deben contar con ciertas características para cumplir con este propósito, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Impermeabilidad: Evita la humedad y protege de agentes externos que puedan contaminar las propiedades de los productos.
  • Manejabilidad: Un embalaje óptimo debe ser manipulable, para que no resulte difícil su traslado y así tenga un menor riesgo de sufrir algún daño. 
  • Resistencia: Se debe tomar en cuenta el peso y tamaño de la carga al momento de elegir el embalaje para evitar que este se rompa ante la incapacidad de contener los productos. 
  • Identificación y control: Al elegir un embalaje, es necesario comprobar que las mercancías tengan los sellos de seguridad y la completa supervisión para llegar a su destino satisfactoriamente.

 

 

 

Tipos de embalajes isotérmicos

Cada tipo de embalaje cuenta con diversas características que permite empacar una mayor cantidad de mercancías; es por esto que es importante conocer más acerca de las soluciones que ofrece cada uno de ellos.

  • Cajas isotérmicas

Este tipo de cajas están hechas de cartón pero en su interior están forradas con poliestireno extruido y recubrimiento de polietileno, lo cual evita que se altere la temperatura de los productos a lo largo de la cadena de frío. Permite mantener entre 0ºC y 4ºC por hasta 48 horas seguidas, por lo que es el tipo de embalaje más utilizado.

Además, también se ofrecen otras cajas que son especiales para productos más frágiles, como botellas, tarros de cristal, pipetas, entre otros, ya que están hechas de materiales más rígidos, lo que ofrece una mayor protección contra los golpes. Las cajas postales isotérmicas, por su parte, son de un mayor tamaño, por lo que son ideales para los envíos por paquetería.

 

cadena de frío

 

  • Bolsas isotérmicas

Gracias a su fabricación con poliéster metalizado y a sus cierres adhesivos, se evita que exista una pérdida de frío, lo que asegura que se mantenga la calidad más óptima de los productos. Debido a que tienen un menor tamaño y pesan menos, este tipo de bolsas son más económicas que las cajas, por lo que son perfectas para envíos más pequeños debido a que son más baratos.

No obstante, estos embalajes no son recomendables para traslados especialmente largos, ya que cuentan con un menor tiempo de temperatura controlada que no sobrepasan las cinco horas. Por ello, son más utilizadas en el sector del retail, pues ciertos productos necesitan de aislamiento del calor una vez que son compradas en las tiendas.

  • Plástico de burbujas isotérmico

Por lo general, estos plásticos envuelven a las mercancías más sensibles de sufrir daños por golpes, a la vez que mantienen la temperatura controlada. Además, también suelen usarse al interior de las cajas de cartón para permitir un mayor aislamiento por más horas.

  • Acumuladores de frío.

Estas bolsas o recipientes con base de gel eutéctico no tóxico se congelan previo al envío de las mercancías y se sitúan en la parte inferior y superior de las cajas isotérmicas para aquellos productos que requieran -50°C.

 

Como se ha visto, los embalajes y empaques son una parte fundamental de la cadena de frío, ya que permiten mantener las temperaturas adecuadas de las mercancías hasta su destino final.

 

SafeLink Marine es un agente de seguros de carga con la misión de proteger los negocios de sus clientes.

Contáctanos y asegura tus productos al transportarlos dentro y fuera del país.

 

Fuentes: The Logistics World

 

Last Mile

También te puede interesar

Cotización Express

Cotizamos el seguro para su embarque de inmediato

*Esta solicitud está sujeta a los términos y condiciones del seguro y acorde a la compañía aseguradora con la que se transfiera el riesgo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Déjanos tus datos y un agente se comunicará contigo en breve