Ómicron: La nueva crisis logística debido al rebrote en China

rebrote en China

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Desde hace poco más de un mes, la situación que se vive en los puertos de carga asiáticos debido al COVID y su rebrote en China que se ha generado desde los primeros días del mes de marzo, ha agravado no solo el tema de la salud, sino también el logístico y comercial.

Durante 2020 y 2021, la estrategia “covid-cero” de China permitió que las fábricas se mantuvieran abiertas durante la pandemia para continuar produciendo, pero, ante la situación actual, los niveles de contagio han sido tan elevados que esto se ha detenido por completo.

Esta crisis ha empeorado durante el último mes, ya que, ciudades del país asiático como Shanghái, por ejemplo, han entrado en un confinamiento total, lo cual, evidentemente ha pausado toda actividad en puertos de carga.

La situación que vive China esta vez es peor debido a que, desde inicios de la pandemia por COVID-19, no había confinamientos totales.

 

 

Si bien, la logística y las actividades de importación y exportación parecían ya normalizadas, aunque, ciertamente no a los niveles prepandemia, existía ya una seguridad en la regularidad de estas operaciones desde hace meses.

No obstante, en las últimas semanas los contagios han seguido incrementando y no ha sido posible contenerlos a pesar de los esfuerzos de las autoridades chinas.

A pesar de este nuevo rebrote en China, la buena noticia es que los últimos reportes indican que parece haber esperanza de que en los próximos días algunas actividades se normalicen, sin embargo, es algo que se analiza diariamente.

 

Te compartimos: China como socio comercial de México en 2021.

 

Contexto logístico al cierre de abril.

De acuerdo con información de la plataforma IA marítima de Windward, los buques portacontenedores que se mantienen esperando fuera de los puertos chinos han crecido un 195% desde el mes de febrero. Esto, en consecuencia, de los bloqueos y cierres en puertos de Shenzen y Shanghái.

Según datos de la plataforma, “en las instantáneas de abril y marzo, había 506 y 470 buques, respectivamente, anclados fuera de los puertos chinos. En febrero, ese número era de solo 260. En esencia, los bloqueos en China casi han duplicado la congestión fuera de los puertos del país”.

Ante la congestión portuaria que se presentó durante todo el mes de marzo, desde entonces se esperaba que en abril se estabilizará la actividad en puertos de carga chinos, y si bien, no en todos se opera a la misma capacidad, el puerto de Shanghái, el más grande e importante del mundo, ha sido el más afectado por los cierres.

 

 

 

Al cierre de abril, oficinas y depósitos de los puertos de Shanghái continúan permaneciendo cerrados, siendo así desde el 28 de marzo.

Es así, que la falta de operación en puertos tiene más de 500 barcos detenidos, a la espera de instrucciones de las autoridades chinas.

Y esto no solo afecta el envío y la recepción de mercancías, sino que también disminuye la cantidad y la circulación de contenedores en otras partes del mundo, especialmente en el pacífico.

 

Logística en las carreteras chinas.

No solo la crisis se presenta en los puertos, ya que lo mismo sucede en las carreteras del país.

Debido al rebrote en China, la movilización de carga por carretera se ha visto igualmente afectada por esta ola de contagios y a las estrictas medidas sanitarias.

De acuerdo con reportes de prensa, ni siquiera la logística del transporte terrestre ha sido capaz de auxiliar a los puertos a descongestionar las cargas de los contenedores, de hecho, la movilidad de carga por carreteras ha sido la más afectada.

Según estos mismos reportes, se indica que son pocos los operadores de transporte terrestre que quieren entrar a Shanghái, a pesar de que los pagos por estos trabajos se han duplicado.

Todo lo anterior ha provocado que en los puertos de carga de la ciudad se encuentren bastantes contenedores vacíos, esperando que los camiones de carga entreguen la mercancía en muchos lugares de China, especialmente en Shanghái.

Por otro lado, en las fábricas hay un exceso de productos acumulados por el mismo motivo: los camiones de carga no están transportando mercancía.

De acuerdo con Wind Information, el volumen de camiones que circulan diariamente en Shanghái ha caído alrededor del 70%.

Esto trae una reflexión acerca de la situación logística que, sin importar si las mercancías se envían por mar o aire, la importancia del transporte terrestre para su traslado desde y hacia los puertos, convierten a este medio fundamental para el funcionamiento de cualquier ruta logística.

No importa si los productos se producen, ni tampoco si en los puertos de carga chinos están trabajando y listos para embarcar o desembarcar; si el transporte terrestre no traslada las cargas de un lugar al otro, suspende casi la totalidad de estas operaciones, y eso es lo que hoy sucede con el rebrote en China.

 

Consecuencias inmediatas del rebrote en China.

Ante el gran congestionamiento y la falta de operaciones que se han presentado en el último mes en Shanghái, se ha optado por buscar puertos alternativos.

A pesar de que la situación no es la misma que en la ciudad ya mencionada, también hay niveles de congestión en otros puertos, además de restricciones sanitarias, aunque, ciertamente, en menor medida en comparación a la situación de Shanghái.

Todo lo que trae consigo este estancamiento en la cadena de suministro, traerá también un incremento exponencial en la demanda y también en las tarifas del mes de mayo. Todo esto, hasta que en Shanghái la situación sea más apremiante.

Mientras tanto, finalizando abril, los bloqueos se mantienen.

 

A través de SafeLink Marine podrás asegurar tu mercancía con las más de 50 coberturas exclusivas que tenemos para ti.

Contáctanos y asegura tus productos.

 

Fuentes: MundoMarítimo.

También te puede interesar

Cotización Express

Cotizamos el seguro para su embarque de inmediato

*Esta solicitud está sujeta a los términos y condiciones del seguro y acorde a la compañía aseguradora con la que se transfiera el riesgo.