Los últimos años han representado todo un desafío para la logística internacional y las cadenas de suministro, pues las constantes disrupciones que se han generado en casi todas las industrias debido a diferentes fenómenos sociales a nivel global, han traído grandes afectaciones, entre ellas, la inflación que se sufre en prácticamente todos los sectores productivos.

Si bien estas interrupciones han existido a lo largo del tiempo y han ocupado un lugar en la historia, en tiempos recientes han sido más comunes de lo que se vivía anteriormente. 

En 2020, con el inicio de la emergencia sanitaria por COVID-19, se vivieron meses críticos que se extendieron hasta 2022, siendo este el primer gran evento global que ocasionó grandes problemas en todos los sectores, incluyendo al logístico. 

Luego de eso, en 2022 se vivió (y se mantiene vigente) el siguiente gran evento que impactaría al mundo logístico: la invasión rusa a Ucrania que desató un conflicto bélico entre ambas naciones. Este reciente evento impactó las actividades de producción de bienes y proveeduría de servicios internacionalmente, especialmente en Europa, además de causar grandes tensiones políticas con otros países.

 

cadenas de suministro

 

Por si fuera poco, en los últimos meses de 2022, la relación entre China y Estados Unidos entró en un estado de tensión debido a diferentes factores.

La inflación global ha sido provocada por estos y otros eventos, y ha repercutido no solo en la logística y las cadenas de suministro, sino también en la economía de cada habitante del planeta.

 

Te compartimos: Las diferencias entre el transporte intermodal y multimodal.

 

El impacto en las cadenas de suministro.

Al ser una situación global, afecta a todas las industrias del mundo en cada país del mismo, tanto las actividades productivas como las de proveeduría y logística.

La inflación es un fenómeno que se origina debido a una inestabilidad o desbalance entre dos factores: producción y demanda. Cuando esto sucede, ocasiona un incremento general en los precios de productos y servicios en todos los sectores por un periodo de tiempo indefinido (pueden ser dos meses o un año, por ejemplo).

Todo este aumento en los precios genera que, con una determinada cantidad de dinero, el consumidor vea una merma en su poder adquisitivo para la adquisición de bienes y servicios, es decir, que con la misma cantidad que compraba 7 artículos, cuando hay inflación, esa misma cantidad no es suficiente para comprarlos.

Lo anterior genera un desequilibrio que, dependiendo de varias situaciones, puede tener un impacto menor o menor en la economía y no solo afecta a los consumidores finales de bienes y servicios, sino a todas las cadenas de suministro.

 

cadenas de suministro

 

Por un lado, los productores deben invertir más en la fabricación de productos, pues el costo de los insumos y materias primas para la producción se eleva. Además, este costo también se ve reflejado en los recursos humanos, energéticos y de logística o distribución. 

Todo eso genera un decrecimiento en la demanda de productos o servicios no esenciales, además de una reorientación en las estrategias de las empresas para integrarse al comportamiento del mercado.

Por otro lado, también provoca un crecimiento en las tasas de interés, por lo que las empresas cuidan su liquidez y los consumidores controlan sus gastos y la forma en que los hacen.

 

Conoce cuáles son los 3 principales retos y problemas logísticos en México.

 

El contexto actual y la recuperación.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe Actualización de perspectivas de la economía mundial, “se prevé que la inflación mundial disminuya de 8,8% en 2022 a 6,6% en 2023 y a 4,3% en 2024, niveles aún superiores a los observados antes de la pandemia (2017–19) de alrededor del 3,5%”.

Lo anterior quiere decir que, si bien la inflación disminuirá, es probable que no sea sino hasta 2025 que se vuelvan a ver los niveles inflacionarios antes de 2020, es decir, la recuperación puede tardar hasta 5 años.

En 2022 esta problemática afectó seriamente a nivel mundial, aunque en unos países la tasa inflacionaria fue exponencialmente mayor en comparación a otros.

Por ejemplo, algunas de las naciones que más sufrieron fueron Argentina (con una inflación acumulada anual del 94.8%, de acuerdo con El País), Turquía (con una tasa del 64%) e Irán (por arriba del 50%), dejando a un lado a territorios como Zimbabwe (con más de 300% de inflación) y Venezuela (más del 150%).

En el caso de México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la tasa de inflación en suelo azteca cerró el 2022 con un 7,82% anual, siendo la tasa acumulada más alta desde el año 2000.

Esta situación, causada por diversos factores, ha afectado a todos los sectores productivos, así como a las cadenas de suministro, pues las problemáticas con las que se han encontrado, además de los altos costos, van más allá de esto. La recuperación aún se visualiza lejana.

 

 SafeLink es un agente de seguros de carga con la misión de proteger los negocios de sus clientes, por eso brinda además de los seguros, la asesoría personalizada e ilimitada para la prevención de siniestros.

Contáctanos y asegura tus productos al transportarlos vía terrestre dentro y fuera del país.

 

Fuentes: FMI, T21.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *